Primera entrada del blog

El duro camino de un estudiante de Diseño Gráfico

 

Mi camino comenzó allá sobre el año 2013, sin ton ni son acabé estudiando “Preimpresión en Artes Gráficas”, un ciclo de formación profesional de grado medio de la familia de Artes Gráficas.

Lo admito, empecé sin saber dibujar, sin saber de colores, de tipografías (en aquel momento, inocente de mí las llamaba fuentes), sin fijarme en diseño de logotipos, quizá no me daba cuenta de absolutamente nada relacionado con el aspecto visual de un objeto.

¿Alguna vez te has preguntado cómo funciona un catálogo de comida o juguetes? Yo sí, y hasta hace poco he descubierto que los productos más destacados son quien los paga. Curioso cuanto menos, pero volvamos a mi experiencia cómo aspirante a diseñadora.

Cuando comencé en el mundo de las artes gráficas, del diseño, descubrí que muchas cosas de las que me han apasionado desde pequeña estaban dentro de este mundo. Eso sí, nunca me dió por investigar (y mira que me encanta investigar). Pero como amaba esas cosas, preferí guardarme la magia de cómo se hacía. Libros, páginas web, revistas, cajas, manuales de videojuegos, aspecto más gráfico en los videojuegos, fotografía…

Sí, y yo tan ilusa de mí creyendo que esas miles de cosas no estaban relacionado con lo mismo. ¿Qué el diseño gráfico era tan amplio? Nunca lo pude llegar a imaginar.

Pues volviendo al tema, cuando empecé aquel año, mi visión del mundo cambió. ¿Un texto con comic san? No por favor, (y eso que antes era de las que la usaba?. Empecé a ser más cuadriculada, a establecer un orden en todo lo que hacía y a visualizar un poco más como se realizaba la publicidad.

Eso sí, no todo fue color de rosa. Un diseñador estudia MATEMÁTICAS O QUÍMICA, y lo resalto en mayúscula porque un diseñador debe saber sobre papel, grosor del cartón etc.

Menos mal que me gusta la informática, por lo que el manejo de los principales programas no fue un reto, todo lo contrarío, me divertia estudiarlos.

Pero no todo fue dificil, aprendí sobre vinilo, serigrafía, sistemas de impresión, y algunas cosas gustaban y otras mucho menos. Quizá odie un poquito las asignaturas con más matemáticas.

La resolución, los píxeles y el tamaño de papel también lo aprendí. La importante diferencia entre CMYK y RGB, que existen otros sistemas de color.

Los cuatro años (los dos de grado medio en Preimpresión y los dos de grado superior en Diseño) me han enseñado a que, detrás de todo lo que ves, hay un trabajo enorme. Y que no todo es tan perfecto como reluces.

Hasta la próxima entrada (o semana)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s